Divers - 10 juillet 2018

fr - Por qué Chad ?

No es tan conocida como la de Sudán del Sur o de la República Democrática del Congo, ni tan mediatizada como la guerra en Siria. Sin embargo, la situación de conflicto en Chad puede calificarse de crónica.
La independencia en 1960, que dejó una región con fronteras hechas a escuadra y cartabón Desde entonces Chad es una larga historia jalonada de altos el fuego y acuerdos de paz. El último, que nació fracasado, el de 2015. Estos acuerdos han sido, en el mejor de los casos, paréntesis, breves respiros, necesarios para dar tiempo a las partes para rearmarse.
La guerra es el escenario cotidiano y los periodos de paz, la excepción.
La guerra es un modo de vida en un estado débil, sino fallido, que tiene frontera con Libia, Sudán, República Centroafricana, Camerún, Nigeria y Níger. Un estado en el corazón de una de las zonas más inestables del planeta. En este contexto la guerra sustituye a la educación como “ascensor social” de los más pobres.
La práctica tradicional de agruparse para la defensa de los ganados hace de los civiles buenos candidatos a integrar las diferentes guerrillas.
Tras varios intentos, su integración en el ejército regular se ha revelado ineficaz. Por el contrario, su reconversión en mercenarios alimenta el tráfico de todo : armas, drogas y seres humanos en su ruta hacia Libia atravesando, entre otras, la región de Tibesti.
¿Por qué hablar de Chad ? Porque no lo hacemos. Porque cuando la frontera sur de Europa es noticia por la entrada de inmigrantes/demandantes de asilo, dedicamos poca atención a la ruta de miedo y sufrimiento que les ha traído hasta el borde del Mediterráneo pasando, quizá, por Chad.

Pilar Trillo,
hermanita de la Asunción.