Celebration - 15 de enero de 2019

es - Plegaria a María de Guadalupe por todos los que sufren

Don Raúl Vera OP, obispo de Satillo (México)


Tu expresaste claramente a San Juan Diego el motivo por el que deseabas vivamente que se te construyera una casita aquí en el Tepeyac, porque aquí querías mostrar y dar todo tu amor, compasión, auxilio y defensa pues, le expresaste, que tú eres nuestra piadosa madre, que tomabas bajo tu cuidado a él, Juan Diego, y a todos juntos los moradores de esta tierra y a los demás amadores tuyos que te invocaran y en ti confiaran ; que deseabas oír aquí nuestros lamentos, y estabas dispuesta a remediar todas nuestras miserias, penas y dolores. Pues ahora, madrecita linda, permítenos expresarte las cosas que nos preocupan y las que nos hacen sufrir y, también, por qué no, nuestros propósitos aun cuando sean débiles, para que con tu ayuda los podamos sacar adelante.


Las y los migrantes, los refugiados y las personas desplazadas, siguen siendo parte del drama que vive nuestro México, que debe atender nuestra Diócesis, y que nos hace solicitar a las autoridades su interés y aumentar su capacidad para dar una respuesta humana a este fenómeno. El setenta por ciento de las seis mil personas atendidas en un año en la Casa del Migrante Saltillo, son desplazados por la violencia. Honduras y El Salvador están viviendo una crisis en materia de seguridad ; ya no sólo salen forzados por el hambre de sus países, sino porque están siendo asesinados por bandas criminales y buscan entrar con desesperación a los Estados Unidos. 


La Organización Familia Pasta de Conchos que trabaja por la vida, defiende la tierra, denuncia las corruptelas del carbón y los malos tratos en las minas, y que sigue exigiendo el rescate de los cuerpos de sus familiares, contabiliza este último año un noventa y siete por ciento de muertes menos, lo que implica un ambiente de esperanza ante la resistencia de tantas décadas. Buscan una visión de respeto a los derechos humanos y respeto de áreas públicas y parques para que las y los niños jueguen, y no sólo se respire carbón, muerte y destrucción de casas habitación en las que buscan ilegalmente carbón, o con tajos que violan el MIA (Manifiesto de Impacto Ambiental). Se está evidenciando que los mismos políticos, ex gobernadores, alcaldes, regidores y diputados de Coahuila, son quienes tienen los negocios del carbón.


Nuestro plan pastoral pide ir a donde están las personas excluidas, incluyendo quienes viven en la periferia, en casas con techos de lámina, las que viven en rancherías, los campesinos que resisten ante la falta de lluvias y a quienes se les condiciona subsidios, a quienes hemos maltratado y abandonado, pero también debemos considerar a aquellas personas a quienes llamamos de capacidades diferentes o discapacidades, y no sólo para recibirles en sus sillas de ruedas a quienes las requieren para desplazarse, sino para las personas sordo-mudas, y hablo de la realidad de nuestra Diócesis. 


Nuestros hermanos presos siguen siendo una deuda permanente, las instituciones internacionales de Derechos Humanos han denunciado al Gobierno Mexicano la tortura sistemática a las personas internadas en prisiones de este país. Los internos en Coahuila o de Coahuila en otras prisiones no son excepción a este maltrato. 


A lo largo del territorio mexicano las desapariciones, como la impunidad, son generalizadas y sistemáticas, muchos de los casos podrían calificarse como desapariciones forzadas. El número de víctimas hoy es de veintiocho mil ciento ochenta y nueve personas, de las cuales novecientos cuarenta y dos son mujeres, sub-registro, como dicen, pues la cifra podría llegar a los trescientos mil, considerando que la población tiene miedo y desconfianza de las instituciones de procuración de justicia, y que no hay acceso a recursos que permitan la denuncia de personas migrantes o de otras nacionalidades.


Campesinas y campesinos que arriesgan sus jornadas laborales por manifestar su descontento y exigir su derecho a la justicia, al diálogo y a una tierra sana para seguir manteniendo a su familia, recibiendo formación y haciendo red con organizaciones regionales y nacionales que les permiten empoderarse y ser sujetos de la historia que pretende hacerles a un lado, son quienes nos muestran el rostro de la lucha por la vida, el territorio y el agua, especialmente en municipios de General Cepeda y Parras de la Fuente. 


Repitamos junto al Santo Padre que nos motiva a acompañar a las víctimas y desde ellas y ellos caminar como el Señor Jesús lo haría, y a los pies de la Virgen Morena nuestra Madre Santísima de Guadalupe, quien quiere la libertad y dignidad de sus hijos, digamos desde el corazón : “ninguna familia sin vivienda, ningún campesino sin tierra, ningún trabajador sin derechos, ningún pueblo sin soberanía, ninguna persona sin dignidad, ningún niño sin infancia, ningún joven sin posibilidades, ningún anciano sin una venerable vejez”, palabras del Papa Francisco para todos los que formamos el mundo de hoy. 


Algunos extractos de :
http://diocesisdesaltillo.org.mx/index.php/maria-de-guadalupe-testigo-del-compromiso-de-misericordia-que-debemos-adquirir/