Témoignages - 3 de mayo de 2019

es - Política, Justicia, Paz y Sostenibilidad


Con la mala prensa que tiene la política y lo necesaria que es. Con el desmérito que conlleva y la alta actividad que supone. La dedicación a lo público no es sólo una responsabilidad sino una exigencia para quienes nos decimos seguidores de Jesús. Una necesidad si creemos que la apuesta por la vida es lo que sana y que ese “pasar haciendo el bien” que realizó Jesús en su época lo actualizamos tras la experiencia de la Pascua.


Las vivencias de quien escribe, alcalde de la ciudad de Villena (Alicante, España, 35 mil habitantes) forjadas desde la acción ecologista, pacifista, solidaria y, sobre todo, misionera, ofrece un abanico de esfuerzo, retos y contradicciones que buscan conectar con el Evangelio y acercar cada decisión a lo que la opción por las personas empobrecidas y por la Creación exige.


Trabajar en programas de empleo, limpieza viaria, acceso a la vivienda, participación ciudadana, protección del medio ambiente, cuidado de la huerta, etc. etc... se presenta como unan oportunidad no sólo para la mera gestión sino para la transformación. Como el papa Francisco nos dice tanto en su encíclica Laudato Si como en su mensaje del día de la Paz, buscar la equidad, la justicia y la mejora del medio ambiente son caminos esenciales para la paz.


Sin embargo son muchas las trabas administrativas y económicas que hacen enlentecer procesos cuando no tratar de impedirlos. Surge ahí la necesidad de alimentar la acción con esa “terca esperanza” que brota de la Resurrección de Jesús, sabiendo que todo tiene su ritmo.


El día a día conlleva una dosis tremenda, de comprensión, de compasión y de frustración. Ante la realidad que no cambia, sólo la constancia basada en el amor permite caminar. Sólo el amor basta aceptando que no sólo es la justicia que queremos levantar la que nos obliga sino que también nos compromete el mal que podemos evitar. Y por ello la actitud de cercanía, de escucha, de acogida, de preocupación, cuidado y mimo se debe elevar como la principal en un cargo de responsabilidad en vez de la de imposición, ordeno y mando que tantas veces se nos ha mostrado y que tanto mal ha hecho a la política.


Hay momentos bien intensos de debate, de incomprensión o de enfrentamientos que sólo se suavizan en clave de muerte y resurrección. Entrega a tope sabiendo que el mal no tiene la última palabra. Es una suerte partir de la Fe en Jesús como aliento y alimento. Lo que asombra y sirve de ejemplo, es ver cómo aquellas personas que no comparten esta vivencia pueden mantener el fuerte compromiso por los pobre y por la Tierra.


Junto al esfuerzo, la sencillez, la humildad, la normalidad, permite ofrecer en la política una acción cercana y firme que permita reafirmar que la apuesta por la vida es ante todo sinónimo de y trabajo por la justicia, la paz y la sostenibilidad.


Fco. Javier Esquembre Menor
Alcalde de Villena (Alicante)