Liturgie - 7 de diciembre de 2018

es - Domingo 1 de Adviento: La Madre Tierra gime


PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO
La Madre Tierra gime por la deforestación de los bosques, la contaminación de océanos y ríos, la muerte de especies animales, la destrucción de la capa de ozono… “(…)hace falta una conversión ecológica, que implica dejar brotar todas las consecuencias del encuentro con Jesucristo en las relaciones con el mundo que nos rodea. Vivir la vocación de ser protectores de la obra de Dios es parte esencial de una existencia virtuosa, no consiste en algo opcional ni en un aspecto secundario de la experiencia cristiana”. LS #217



AL ENCENDER LA VELA.


Nos hacemos conscientes que el Señor está cerca e ilumina nuestra mente y corazón para amar y cuidar su Creación.



⊕ Que el Señor nos conceda crecer en amor, cuidado y en responsabilidad con el planeta. Oremos al Señor.



⊕ Que el Señor mantenga nuestro corazón agradecido por todos los bienes y dones que nos brinda la casa común.
Oremos al Señor



GESTO. Cada persona recibe un papel en forma de hoja donde escribe su compromiso por el cuidado de la Creación y luego lo coloca al lado de la Corona de Adviento.


ORACIÓN FINAL. Dios de la Creación ayúdanos a ser conscientes de los sufrimientos de los menos afortunados y de la devastación de la tierra. Que nuestras acciones cotidianas demuestren misericordia con nuestra casa común y valoricemos plenamente este mundo que nos permite descubrir a través de cada cosa alguna enseñanza que Tú nos quieres transmitir. Amén

Comisión de Derechos Humanos y Justicia, Paz e Integridad de la Creacion. CONFER. Perú