Information - 14 de febrero de 2019

es - Concentración en el Puerto de Cartagena- España

10 de febrero 2019


Estamos aquí para honrar la memoria de más de 2.255 personas que durante el año pasado 2018 arriesgaron su vida y la perdieron en el Mar Mediterráneo. Es puente entre tres continentes : Europa, Asia y África, pero se ha convertido en frontera amenazante, separación entre el Norte y el Sur, campo de batalla entre la vida y la muerte.


Es también fosa común de muertos “anónimos” del Sur empobrecido, cementerio de inmigrantes y refugiados que, desde su silencio eterno, nos increpan y acusan de injustos e inhumanos. No es difícil imaginar los últimos momentos de angustia y terror previos a ser tragados por las aguas oscuras y amenazantes del Mediterráneo. Por un momento pongámonos en su piel, escuchemos su jadear, acerquémonos a su angustia y a sus gritos de pánico, dejémonos salpicar por su manotear en el agua antes de hundirse, sus gritos desgarrados nos abochornan a los que vivimos envueltos en seguridades, arreglando el mundo desde nuestro sofá o tomando una caña en una tertulia de amigos en la terraza de un bar.


Nos ayudará mejor entender que esos que quedaron en el mar eran personas como nosotros con un nombre, con una familia, con una historia de carencias y sufrimientos por detrás y con unos sueños y esperanzas muy legitimas por delante. Empaticemos también con sus familiares que, tal vez siguen esperando una llamada y una señal de vida del que se fue y del que no saben nada.

“Nos molestan los que vienen del otro lado, pero porque son pobres. Los otros extranjeros, los ricos, los millones de turistas que nos visitan cada año (83 millones en el 2018) esos no nos molestan, al contrario, nos alegran. Pero nos guste o no, tenemos que aceptar una verdad radical, un derecho global que nadie podrá rebatir : Salir de la pobreza es un derecho” (Adela Cortina)


Migrar es un derecho reconocido en los artículos 13 y 14 de la declaración Universal de los Derechos Humanos. África no es pobre, sino un continente explotado y empobrecido por los intereses extranjeros con la complicidad de nuestros gobernantes. Los gobiernos europeos, Estados Unidos y China traspasan todos los límites para hacer legal el saqueo de las riquezas naturales por medio de sus grandes empresas multinacionales que comercian con las materias primas.


Aquí solo queremos ser humanos. Puesto que los muros y las vallas no sirven ni van a servir nunca, tendremos que aprender a construir puentes, abrir caminos de encuentro, salvar distancias para conocernos mejor, integrarnos, mirarnos a los ojos, reconocernos iguales y diferentes, con capacidades y valores necesarios e imprescindibles para construir una nueva sociedad en la que podamos convivir sin miedo al otro, ni racismo, compartiendo luchas y esperanzas, alumbrando juntos un mundo más justo, solidario y humano.


María Victoria Vallés
Hermanita de la Asunción


Organizan, colaboran y convocan :AlRaso, Accem, Asoc. Columbares, Asoc. Ghaneses, Asoc. Malienses, Asoc. Stma. Virgen de Silla, Círculo de Silencio, Colectivo Carmen Conde, Colectivo La Huertecica, Cruz Roja, Fundación Cepaim, Fundación Sierra Minera, La Botica del Libro, Murcia Acoge, Rascasa y las Concejalías de Servicios Sociales- Inmigración y de Cultura del Ayuntamiento de Cartagena.