Divers - 11 janvier 2017

fr - ¿Qué significa defender hoy el trabajo decente ?

El Papa Juan Pablo II dijo ya en 1981 en la encíclica “Laboren exercens” que “La Iglesia está vivamente comprometida en esta causa (la del trabajo y sus derechos), porque la considera como su misión, su servicio, como verificación de su fidelidad a Cristo, para poder ser verdaderamente la Iglesia de los pobres”(LE 8). En el año 2000, con ocasión de la celebración del Jubileo de los trabajadores, lanzó un llamamiento para “una coalición mundial a favor del trabajo decente”.
Recordando esta iniciativa, el Papa Benedicto XVI, en “Caritas in veritate” nº 63, define qué entiende la Iglesia por trabajo decente : “Pero ¿qué significa la palabra “decente” aplicada al trabajo ? Significa un trabajo que en cualquier sociedad sea expresión de la dignidad esencial de todo hombre o mujer”.
El Papa Francisco en un discurso pronunciado en Cagliari (22 de septiembre 2013) decía que “…es necesario reafirmar que el trabajo es una realidad esencial para la sociedad, para las familias y para los individuos, y que su principal valor es el bien de la persona humana”.
El trabajo es un medio imprescindible de realización personal de la propia vocación y reconocimiento de la sagrada dignidad de las personas. Debe estar en la agenda política, en las agendas de las entidades sociales y empresariales y en nuestras agendas personales. Y también en las propuestas de nuestra Iglesia.
Con esta finalidad, las organizaciones de inspiración cristiana y de congregaciones religiosas, se reunieron en Roma los días 29 y 30 de abril 2014 con las autoridades de la Santa Sede y la OIT con el objetivo de colocar explícitamente el “trabajo decente para todas las personas” entre los objetivos de desarrollo sostenible en la agenda post 2015.
Un trabajo decente que significa :
- Poner en el centro a la persona, rompiendo la lógica de pensar y organizar el trabajo desde lo económico e intereses de unos pocos.
- Plantear el sentido y valor del trabajo más allá del empleo : Distribuir de manera justa y digna el empleo y reconocer socialmente todos los trabajos de cuidado necesarios para la vida humana.
- Luchar por condiciones dignas de empleo : Sin lucha por la afirmación de los derechos de las personas en el empleo no es posible humanizar el trabajo,
- Articular la forma humanizadora el trabajo y el descanso.
- Luchar por la defensa de los derechos humanos y desvincular derechos y empleo.