Prieres - 31 de enero de 2016

es - Propuesta para una Celebración interreligiosa

Introducción y Bienvenida


Música que nos convoque a la paz ((un tecladista, irá sugiriendo distintas rondas infantiles en una suerte de compilado

Invocación al Altísimo :
Es en espíritu de amor y paz entre hermanos y hermanas que nos reunimos ante Ti, oh Altísimo, Dador de toda buena dádiva, sustento de nuestra Paz. Venimos con nuestras almas a pedirte nos concedas la paz, para que a Vida sea protegida en nuestro medio y en nuestro mundo.
Oh Supremo Hacedor, ponemos ante tu mirada protectora a niños y niñas, adolescentes y jóvenes, esperanza de nuestros pueblos y de la humanidad, para que les cuides y animes a que su crecimiento sea para el bien en este mundo globalizado y deshumanizado.
Así como tu Espíritu nos une aquí, reúne a todos los seres humanos de buena voluntad a defender la vida. Especialmente a los niños que este tiempo y este sistema deja excluidos o en situación de injusta pobreza.
Preside nuestro Encuentro, danos espíritu de fraternidad y solidaridad, y esperanza en que tu Voluntad de paz y amor conduzca nuestro mundo.
Danos tu bendición, y que así sea por siempre. Amén.

Declaración de los Derechos del Niño expresados por niños y niñas de distintos credos (podría iniciar un niño/a cristiano católico)


Artículo 1º.
No importa cuál sea mi raza, color, idioma, religión, herencia política, nacionalidad, posición económica, lugar de nacimiento... YO TENGO DERECHO A TODAS LAS COSAS QUE HEMOS DE MENCIONAR AHORA


Artículo 2º.
Yo tengo derecho a gozar de una protección especial y dispondré de oportunidades y los servicios necesarios, para poder desarrollarme física, mental, moral, espiritual y socialmente en forma saludable y normal en condiciones de libertad y dignidad. Pido que se promulguen leyes con este fin, que consideren, fundamentalmente, que el interés superior en todo lugar somos nosotros, los niños.


Texto breve de la Biblia (leído por una mujer)
Oración por un Sacerdote Católico
Cantamos todos :
Si por delicadeza perdí mi vida quiero ganar la tuya por decidida porque el silencio es cruel peligroso el viaje yo te doy mi canción tú me das coraje. Dame la mano y vamos ya. Dame la mano y vamos ya.

(leído por un niño/a musulmán)
Artículo 3º.
Desde mi nacimiento tengo derecho a tener mi nombre y mi nacionalidad.


Artículo 4º.
Tengo derecho a gozar de los beneficios de la seguridad social. De esta manera podré crecer y desarrollarme en buena salud. Necesito para esto que me proporcionen, tanto a mi como a mi mamá, cuidados especiales, antes y después de que yo nazca. Tengo derecho a que me den alimentación, vivienda, recreación y los servicios médicos adecuados.


Texto del Corán (preferentemente leído por una mujer)
Oración dirigida por un Sheij
Cantamos todos :
Porque el camino es árido y desalienta porque tenemos miedo de andar a tientas porque esperando solos poco se alcanza valen más dos temores que una esperanza. Dame la mano y vamos ya. Dame la mano y vamos ya.
(leído por un niño/a de la Fe Bahaí)

Artículo 5º.
Aún si yo fuera física o mentalmente impedido, o tuviera algún impedimento social, debo recibir el tratamiento, la educación y el cuidado especiales que requiera mi caso en particular.


Artículo 6º.
Para el pleno desarrollo de mi personalidad, necesito amor y comprensión. Siempre quisiera, crecer al amparo y bajo la responsabilidad de mis padres y, por supuesto, en un ambiente de afecto y de seguridad moral y material. Salvo en circunstancias excepcionales, nadie debe separarme a mi corta edad de mi madre. La sociedad y las autoridades públicas tienen la obligación de cuidarme si quedara sin familia o si mi familia no cuenta de medios adecuados de subsistencia. Sin en mi familia tuviera muchos hermanos, es conveniente y necesario que el Estado nos otorgue un subsidio para poder mantenernos.


Texto Sagrado de la Fe Bahaì
Oración (cantada)
Cantamos todos :
Animo nos daremos a cada paso, ánimo compartiendo la sed y el vaso. Ánimo que aunque hayamos envejecido, siempre el dolor parece recién nacido. Dame la mano y vamos ya//
(leído por un niño/a judío)


Artículo 7º.
Tengo derecho a recibir una educación gratuita y obligatoria, por lo menos en las primeras etapas de mi vida. Esta educación tiene que favorecer mi cultura general y permitirme, en condiciones de igualdad de oportunidades, desarrollar mis aptitudes y juicio individual, mi sentido de responsabilidad moral y social, para llegar a ser un miembro útil de la sociedad.
Quienes tengan la responsabilidad de mi educación y orientación tendrán como principio rector el interés superior proteger a los niños. Esta responsabilidad incumbe, en primer término, a mis padres.
Yo tengo derecho a jugar y a recrearme. Los juegos que me enseñen deben estar orientados hacia los fines perseguidos por la educación.
La sociedad y las autoridades públicas tienen que esforzarse por promover que yo goce de este derecho.


Artículo 8º.
Siempre tengo derecho, en todas las circunstancias, a figurar entre los primeros que reciban protección y socorro.


Texto de la Biblia (leído por una mujer)
Oración por un Rabino
Porque la vida es poca, la muerte mucha. Porque no hay guerra pero sigue la lucha. Siempre nos separaron los que dominan, Pero sabemos que hoy eso se termina !. Dame la mano y vamos ya. Dame la mano y vamos ya.
(Leído por un niño/a evangélico)


Artículo 9º.
A mí no me deben abandonar. No está permitido ser cruel conmigo y mucho menos explotarme. Nadie puede venderme o alquilarme. No deberían permitirme que trabaje antes de cierta edad y bajo ningún aspecto se me permitirá que me dedique a ocupación o empleo alguno que pueda perjudicar mi salud o educación o impedir mi desarrollo físico, mental o moral.


Artículo 10º.
Debo ser protegido contra toda práctica que pueda fomentar la discriminación racial, religiosa, o de cualquiera otra índole.
No quiero ser educado en el odio y el rencor hacia otros. Al contrario, espero ser educado en un espíritu de comprensión, tolerancia, amistad entre los pueblos, paz y fraternidad universal, y con plena conciencia de que debe consagrar mis energías y aptitudes al servicio de mis semejantes.


Texto de la Biblia (leído por una mujer)
Oración a cargo de un Pastor
Catamos la Canción "Color Esperanza"
Cierre de la Celebración
(Todos los religiosos consagrados/ordenados levantando ambas manos en señal de clamar a Dios, leemos y decimos juntos)


Bendice a tu pueblo, a los de aquí cerca y a los de más lejos en nuestra América Latina.
Bendice a los niños y a las niñas, a quienes padecen exclusión y violencia, a quienes no tienen lo suficiente para alimentarse o dónde vivir.
Bendice a todas las personas e Instituciones de buena voluntad que luchan por la vida y defienden los derechos de la niñez.
Danos esperanza en medio de la tribulación. Danos fe en medio de la incredulidad
Tú que eres la Fuente de Sabiduría, DANOS TU PAZ.

por Juan Gattinoni
Buenos Aires - Argentina
© Red de Liturgia y Educación Cristiana CLAI-CELADEC