Divers - 11 novembre 2015

fr - Iglesia en Sínodo, Iglesia en camino.

El Sínodo de la Familia ha concluido. O, mejor dicho, lo que han concluido son las sesiones de la Asamblea, ya que el Sínodo es una institución permanente de la Iglesia.
El sentir mayoritario (salvadas todas las excepciones) es de que algo bueno, algo del Espíritu ha acontecido en nuestra Iglesia. El Papa ha sabido conducir el Sínodo para que la oración, la escucha de todos y todas, la misericordia ante las situaciones difíciles de las familias fueran calando en este proceso. Por eso, y a pesar de los que encuentran en la Relatio Finalis un documento tibio, ambiguo, la esperanza se ha renovado. Cada obispo parte a su diócesis, seguramente, más abierto a esa misericordia porque cuando se dialoga, siempre se avanza en comunión, en catolicidad.
Ya en el discurso de clausura del Sínodo, el Papa señalaba la inculturación como un factor “que no debilita los valores verdaderos” en este tema de la familia. Y recogía el reto, el desafío de siempre de la Iglesia, de anunciar el Evangelio hoy “a través de la riqueza de nuestra diversidad”.
Esta diversidad ha sido escuchada en el Sínodo y ésta puede ser la mejor noticia.
Esperamos ahora la más que posible exhortación postsinodal del Papa Francisco donde recoja lo que considere oportuno ofrecer a la Iglesia como magisterio pontificio.
La Iglesia sigue en camino.

Pilar Trillo,
hermanita de la Asunción