Témoignages - 1ro de febrero de 2018

es - En la frontera USA


Nuestra Comunidad de Chaparral está situada a media hora de la Frontera de El Paso, Texas, USA, con Ciudad Juárez, México. Llevamos aquí desde Enero 2001. Toda la vida de la zona está hondamente marcada por la interacción Mex-USA.


Familias, historia, cultura, música, tradiciones, comidas, comercio, lenguaje. La realidad de la inmigración y la presencia de familias con situaciones migratorias diversas,- niños y jóvenes nacidos ya en US, padres o madres, abuelos con y sin documentos- son el pan de cada día. Es el tejido social de esta parte de la geografía USA.


La misión confiada a la Cdad. de la Asunción por el obispo Ricardo Ramírez, que nos acogió, fue el apoyo en la de Pastoral Social. Esta dimensión fue la que más nos atrajo a las R.A. en la Diócesis de Las Cruces, para elegir fundar en Chaparral. Desde el inicio, las situaciones migratorias de la gente en Chaparral, nos abrieron a muchas organizaciones que trabajan en esa línea en la Frontera.


Empezaba nuestra propia educación y conexión con grupos diversos en la línea migratoria, que continúa hasta el presente. Tanto la diócesis de Las Cruces como la del Paso son muy valientes y claras en la defensa de los derechos de los migrantes. Hace unos años tuvimos la gran oportunidad de acoger una abogada de emigración dos días a la semana en Casa María Eugenia. Fue una ayuda inmensa para la gente. Desgraciadamente los fondos se terminaron y la Diócesis de Las Cruces decidió abrir una oficina de migración en otro lugar. Pero la amistad y relación con la abogada permaneció.


Varios años después, nos llamó para pedirnos un “gran favor”. Ella estaba ahora trabajando con menores que llegaban solos a USA. En ese momento, era común poder conseguir a esos/as jóvenes una visa especial y dejarlos legalmente en el país con algún familiar o amigos que los acogiera.


Nos dijo que había una chica que calificaba para ese tipo de visa. Pero el proceso aún no había terminado y en 15 día iba a cumplir 18 años. En cuyo caso, ese mismo día sería trasladada a una cárcel de mujeres, porque dejaba de ser menor. Quería preguntarnos si no conocíamos a “alguien” en Chaparral que quisiera patrocinar temporalmente a esta joven, hasta que recibiera todos sus papeles de estancia legal en unos meses. Lo hablamos en comunidad. Yo tenía esa noche la reunión semanal con los líderes de las Comunidades Cristianas. Al terminar la sesión, les planteé la situación y les pedí que la comentaran en sus comunidades para ver si alguien podía recibir a esta chica. Necesitábamos trabajar contra el reloj.


Después de una rueda de preguntas, y aclaraciones de las responsabilidades y requerimientos, una señora me dijo: “Sister, yo la puedo recibir”. ¡Super….! Y ahí mismo iniciamos trámites, encuentros, revisiones, contactos, etc….. Antes de los 15 días esta joven pasó a ser miembro de la Comunidad de Chaparral. Iba a las clases de ingles que dan las hermanas, venía a visitarnos y platicar, etc. Muy bonita amistad. Le llegaron los papeles, el permiso de trabajo, y pronto salió a trabajar. Primero cerca y ya después se fue definitivamente. Ahora está casada y tiene una bebé y vive muy lejos, (3,000Km.)


Sin embargo, nunca ha dejado de llamarnos varias veces al año para ponernos al día de su vida y preguntar por la nuestra. Por eso no me sorprendió oírla hace unos días, cuando llamó. Pero esta vez estaba muy preocupada y no sabía qué hacer. Un hermano suyo de 21 años, sordomudo, había venido sin documentos a USA y estaba detenido en Arizona.


Quería saber si conocíamos a alguien cerca del Centro de Detención donde él estaba. Nosotras estamos como a unas 7 horas de ese Centro de Detención. Le dije que me diera tiempo de pensar y buscar. Inmediatamente llamé a una amiga que había trabajado en Las Cruces y con la que habíamos colaborado mucho. Ahora estaba en Tucson, Arizona. Le expliqué el caso y me escuchó pacientemente. Para mi gran sorpresa, me dijo que conocía a varias personas expertas en el lenguaje de signos, y abogados.


Ese fue un GRAN DESCANSO, porque cualquier abogado iba a necesitar “traducción”. Llamé con la buena notica a su hermana…. Se alegró mucho. Pero ya le habían estado llamando de Inmigración, (ICE). Le habían dicho que si pagaba 1,500 dólares de fianza y le compraba un boleto de camión o de avión a su hermano, lo dejaban ir a su casa, hasta que tuviera el juicio. ¡Eso era increíble…..!


Nosotras conocemos y visitamos regularmente a personas detenidas por más de un año pidiendo asilo… Y ahí siguen detenidas esperando su corte para ver si se lo dan. Pero a ella eso le habían dicho y quería actuar con la mayor rapidez posible. Tenía que ir a un lugar de Inmigración (ICE), pagar la fianza, avisar a ICE que ya la había pagado, y comprarle el boleto.


Hablamos más de 12 veces ese día pensando….buscando…. preguntando a unos y otros. Finalmente me dijo que al día siguiente se iba a ir a pagar la fianza. Pero me preguntó si yo le ayudaba a sacar el boleto de avión por internet…. Eso era un lío grandísimo. Había que coordinar y estar segura de que habían recibido la fianza, antes de comprar nada. Pero….. Empecé a buscar alternativas, aerolíneas, horarios, costos, en el internet…..


Al día siguiente, nuestra buena amiga me llamó muy triste. “Sister, donde yo fui a pagar no es de ICE. Tengo que ir a un lugar a 4 horas de aquí”….. ¡Qué horror!, pensé. Una nueva pregunta siguió mi exclamación. “Sister, ¿no podría usted pagar la fianza? Yo le envío el dinero”.


Ahora la que tuvo que tragar saliva fui yo. No tenía ni la más remota idea de si era posible hacerlo, y menos de cómo hacerlo. Pero estaba dispuesta a lo que hiciera falta para echarles una mano. Le pedí tiempo para pensar y llamar a personas que me podían orientar…..


La respuesta fue inmediata y alentadora: Sí. Cualquier persona puede pagar la fianza de otra, en un centro de ICE, si tiene la información necesaria. Y en El Paso tenemos un gran centro de ICE. Nueva llamada para decirle que sí era posible. Gran descanso para ella y una densa nube de incógnitos para mí. Pero había personas que me podían explicar…., o sea que ¡Acción! ¡“Animo, valor y al toro”!


Les ahorro los detalles prácticos, para que puedan llegar al final del relato….. Madrugón. Nervios. Inexperiencia. Un “Determinada Determinación”, de hacer lo imposible para conseguir que este muchacho llegara cuanto antes con su hermana. Dios se estaba luciendo a cada momento. Abriendo puertas y oportunidades.


Benjamín Glz. Buelta dice “nadie resucita solo”, comentando la resurrección de Lázaro. Hace falta quien desate las vendas, mueva la piedra….. etc…. Yo estaba siendo testigo y beneficiaria de ese proceso colaborativo de resurrección. ¡¡¡¡¡ ICE había propuesto eso!!!! Y, en la situación que estamos viviendo, es más que un milagro en sí mismo. SÍ, nadie resucita solo.


Ahí estaban “desatando las vendas” las personas que me habían orientado y dicho qué hacer, dónde ir. La señora que estaba en la ventanilla atendiendo y supliendo paciente y cordialmente mi inexperiencia total. La comunicación constante con la hermana, el que tuviera el dinero y la voluntad de recibir a su hermano en esas condiciones….. Todo sabía a proceso de “resurrección”!


Pues bien, tras varias horas de idas, venidas, esperas….. tenía ahora en mi mano el recibo de haber pagado la fianza, haber sido aceptada y recibida en Arizona. ¡!!!Gracias, Señor!!!


Solo faltaba ahora comunicarme con la hermana y tomar la decisión de la fecha y horario del vuelo. Me fui directamente al aeropuerto del Paso. Me pareció que lo más seguro sería comprar le boleto para el día siguiente. Nueva llamada. Ella me dijo: “Sister, me acaban de llamar de ICE. Ya han recibido la fianza. Ya está todo listo. Solo tengo que decirles dónde y a qué hora lleven a mi hermano al aeropuerto”.


Yo había hablado previamente en el aeropuerto, explicando el “caso” especial del joven sordomudo, saliendo del Centro de Detención, sin más identificación que su fianza, etc. Muy amables. Vimos vuelos para el día siguiente y les dije que quería confirma con la hermana. Pero después de hablar con ella, regresé volando para ver si había algún vuelo para ese mismo día…. SÍ.


Podía avisar que lo llevaran a Phoenix a tomar el vuelo de las 4:15p.m para llegar a las 12 de la noche al aeropuerto donde le esperaría su hermana. Ya habían pedido el apoyo logístico, silla, acompañarlo en la conexión del vuelo, etc. Le di la contraseña de su boleto para que llamara inmediatamente a ICE y lo llevaran YA… Era un hecho.


El joven iba a salir en unos momentos del Centro de Detención de Arizona. Antes de regresar al coche, me senté un momento fuera del aeropuerto para respirar hondo…. al sol. ¡Necesitaba recuperar aire limpio….!


Estaba exhausta y exultante. Inmensamente emocionada, agradecida, sorprendida. Admirada de la cantidad de conexiones y ayudas que habían hecho posible todo este proceso acelerado de liberación. “Nadie resucita solo”…


A las 7:10 de la mañana siguiente, recibimos una llamada gozosa diciendo: “Sister, ya estamos juntos”. “Mi esposo está feliz también, de tener aquí a mi hermano. Ya le está enseñando cómo usar las máquinas de la carnicería, con las que nos va ayudar”. “Sister, muchísisisimas gracias”.


¿Cómo no celebrar y compartir estos rayos gratuitos del sol, cuando estamos en esta época glaciar a nivel migratorio? Sí, como rayos de sol en invierno, es la solidaridad interconectada de nuestra Frontera… Mucho más potentes y duraderos que cualquier intento de separación amurallada. Aquí, nuestra Asunción, recibe, comparte y entrelaza los infinitos hilos de este tejido solidario que sostiene y configura el reto, tan complejo, de los procesos migratorios.


Cada día, diferentes situaciones nos hacen agradecer infinitamente esas interconexiones que nos van abriendo caminos de esperanza y corresponsabilidad. La tarea compartida de ir forjando un mundo más humano, más conforme al deseo de Dios y el Reino, acontece discreta y persistente, día tras día, ante nuestros ojos asombrados y agradecidos. “Y sin que sepamos cómo, de noche y de día, la semilla crece…” Y se torna Pan Compartido para la VIDA del MUNDO. ¡Dichosos los ojos que ven lo que ustedes ven…! Gracias, Señor, por la Solidaridad de La Frontera.


Isabel Galbe r.a


Comunidad del Chaparral, USA


https://www.youtube.com/watch?v=_RxQehm-Tt0