Prieres - 24 de octubre de 2016

es - ¿De qué huyen? Hungria-Croacia


Nadie huye de su tierra dejando atrás todo lo que tiene para afrontar un futuro incierto y peligroso si le queda otra alternativa. Pero muchas veces no la hay.


En este momento hay unas nueve guerras civiles entre el Medio Oriente y el Norte de África. Estos conflictos religiosos, étnicos o separatistas se arrastran durante años y asolan a los pueblos afectados, robando a las personas la posibilidad de ganarse la vida y la esperanza de poder volver a casa.


La duración y la violencia de las guerras crean un ambiente de inestabilidad y dejan a las poblaciones sin acceso a la educación, a
cuidados de salud, a luz eléctrica y a comida. El miedo es aún más grande para aquellos que pertenecen a minorías étnicas, religiosas
o ideológicas. Además, estos contextos suele funcionar como caldo de cultivo para criminales, fanáticos y terroristas que siembran el pánico y usan el terror como propaganda.


La explicación detallada de cómo ha llegado Siria a la situación actual te puede servir como ejemplo para entender por qué hay refugiados actualmente y para percibir que Europa tiene más responsabilidad que la que quiere asumir.


Oración


Dios mío, Dios mío,
¿por qué me has abandonado ?
¡Tan lejos te mantienes
que no vienes en mi ayuda
ni escuchas mis gritos de dolor !
Dios mío, te llamo de día, y no me escuchas ;
te llamo de noche, y no me respondes.
Me he quedado sin fuerzas,
¡estoy totalmente deshecho !
¡Mi corazón ha quedado
como cera derretida !
Tengo reseca la garganta,
y pegada la lengua al paladar ;
me dejaste tirado en el suelo,
como si ya estuviera muerto.

Pero digan lo que digan,
fuiste tú quien me hizo nacer ;
fuiste tú quien me hizo descansar
en los brazos de mi madre.
Todavía no había nacido yo,
cuando tú ya me cuidabas.
¡No me dejes solo !
¡Me encuentro muy angustiado,
y nadie me brinda su ayuda !
Dios mío, tú eres mi apoyo, ¡no me dejes !
¡Ven pronto en mi ayuda !
¡Respóndeme, sálvame la vida !
(Salmo 22)


Ora con este salmo con el que también oró Jesús en un momento de sufrimiento y desolación.


Escúchalo de la boca de tantas personas castigadas por la guerra y desgarradas por el miedo, que se sienten olvidadas y abandonadas por todos, que lo han perdido todo, muchas veces hasta la esperanza.


En medio de la desesperación, reconoce la cercanía y el amor de Dios que te cuida y nos cuida a todos con ternura. Descubre su presencia en tu interior, una presencia que te reconforta y te invita a la confianza.


Déjate afectar por el grito angustiado de tantos hermanos y hermanas que te dicen “¡No me dejes ! ¡Ven pronto en mi ayuda !” ¿A qué te mueven sus voces ?


Sagrados Corazones-Hermanas y hermanos


Colegio Santo Ángel de la Guarda


Hermanos Maristas


Hermanitas de la Asunción- Lucía Uceda


Para ver el documento completo, haz click sobre Link: Estoy a tu puerta y llamo (arriba y a la derecha de la página)