Prieres - 25 de octubre de 2016

es - ¿Cómo tratan de escapar? Eslovenia-Croacia


Como ya hemos visto, estas personas salen de sus hogares, de sus ciudades ya que estos han sido invadidos por la violencia, la guerra, el fanatismo… Así es como comienza su viaje. Con la esperanza de encontrar un destino en el que haya esperanza para ellos y los suyos. Donde no deban huir de ningún peligro, ni vivir con la necesidad de estar alerta, por si algo pudiera pasarles. 


Lo que no saben es que el infierno del que tratan de escapar, se encuentra cada vez más, también en los propios caminos de tránsito. 


Las propias fuerzas de seguridad de los estados, tienen la norma de no dejar pasar, y en muchas ocasiones pocos recursos para hacerlo, siendo la violencia la vía fácil. Implantar el miedo entre aquellos que pretenden pasar, para que lo piensen dos veces.


En estos asentamientos recientes, aún es difícil (aunque no imposible) presenciar dicha violencia, pero encontramos en la valla de Melilla un claro ejemplo de esto. Cada semana las FAM (Fuerzas Auxiliares Marroquíes) destruyen los asentamientos de los que tratan de pasar la valla, con las escasas pertenencias que estos tienen.


Sobre los numerosos casos de violencia que se producen en dichos asentamientos, resulta complicado tener noticia y destaparlos, debido a que los esfuerzos están puestos más en la preocupación por que no se atraviese la valla (o los controles en los lugares donde aún no existe una valla física) de forma ilegal, que por asegurar el bienestar de los migrantes.


Suceden además situaciones de separación de familias (con la promesa no siempre cumplida del reencuentro “al otro lado”), los abusos hacia los más vulnerables de estos gruposde migrantes (mujeres y niños), grupos que se organizan (con mejor o peor intención) para acompañar en el tránsito a las familias, o para pasarles los controles, muchas veces con cuestiones ilegales de fondo...


En definitiva, un infierno que encuentran tratando de escapar de otro infierno. Y esto es debido en gran parte a las enormes dificultades institucionales que se ponen por parte de Europa, para la acogida de estas personas, junto con cierto desbordamietno debido al número de personas que tratan de pasar.


Oración


Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.
Antes de que naciesen las montañas o fuera
engendrado el orbe de la tierra, desde siempre
y por siempre tú eres Dios.


Pusiste nuestras culpas ante ti, nuestros
secretos a la luz de tu mirada,
y todos nuestros días se fueron bajo tu
cólera, consumimos nuestros años como un murmullo.


Aunque vivamos setenta años y los más
robustos hasta ochenta, su afán es fatiga
inútil, pues pasan aprisa y nosotros volamos.
Enséñanos a llevar buena cuenta de nuestros
días para que adquiramos un corazón sabio.


¡Vuélvete, Señor !, ¿hasta cuándo ?, ten
compasión de tus siervos.
Sácianos por la mañana de tu misericordia, y
todos nuestros días serán alegría y júbilo.


Danos alegría por los días en que nos afligiste,
por los años en que sufrimos desdichas.
Que tu acción se manifieste a tus siervos y a
sus hijos tu gloria.


Venga a nosotros la bondad del Señor nuestro
Dios, consolida la obra de nuestras manos.
¡Consolídala, la obra de nuestras manos !


Orar con el salmo 90 : Salmo de confianza en Dios, tengámosle a él como esperanza, y cómo fundamento (e impulso) de nuestro “quehacer” :

¿He sentido yo verdaderamente en algún momento, que mi vida pudiera correr peligro ?
¿Qué existe la posibilidad de que viviendo bajo las mismas circunstancias muera de repente ?
¿Qué me viene a la cabeza a la hora de pensar en toda esta gente a la que denominamos “refugiados” ?
¿Es su bienestar o el mío el que me preocupa ?,¿están contrapuestos ambos “bienestares” ?
¿Qué opciones personales, dentro de mis posibilidades, estaría dispuesto a tomar para paliar el sufrimiento de esta gente ?