Témoignages - 23 de marzo de 2016

es - Carta a la Congregación


Queridos hermanos,


En el momento en el que la Iglesia acaba de entrar en la Semana Santa, el Padre Vincent Machozi, religioso asuncionista congoleño de la Provincia de Africa, ha sido salvajemente asesinado. Vincent tenía 51 años. Por la mañana había celebrado la Misa de Ramos en la parroquia de Lyambo (Butembo) y se había ido a ver a su madre, ya anciana, a su pueblo natal. Al acabar una reunión con los notables del pueblo, un jeep con 10 soldados armados llegaron a la casa. Los militares preguntaron dónde estaba Vincent Machozi. Viéndole en la pequeña asamblea, Vincent fué inmediatamente acribillado con balas. Murió en el acto.


Vincent estaba comprometido desde su vuelta de Estados Unidos en la defensa de las poblaciones locales sometidas a brutalidades y matanzas de las bandas armadas que patrullan en el Nord-Kivu. Presidía una Asociación, « KyaghandaYira », que reúne a los miembros de la etnia Nande para promover su cultura. El Padre Vincent fué siempre muy sensible a las cuestiones sociales y a la promoción de la justicia y de la paz. Su formación, en Francia y en Estados Unidos, le había reparado para analizar seriamente los mecanismos de opresión.


En mi paso por Butembo en octubre-noviembre 2015, hablé largamente con él. Me explicó su compromiso político. Hacía un trabajo minucioso para inventariar los crímenes cometidos en la Región. Cada asesinato esta anotado : nombres de las víctimas, fecha del asesinato, fotografías, testimonios. Todo estaba recogido con vistas a formar un gran Informe para sensibilizar a la opinión pública internacional sobre la situación de las poblaciones del Norte-Kivu. Vincent había entrevistado sobre la desaparición de nuestros tres hermanos Edmond, Anselme y Jean-Pierre. Nunca les olvidamos a pesar de los tres años transcurridos desde su desaparición.


En mi entrevista, alerté a Vincent de los riesgos que corría y le invité a la prudencia porque su vida estaba ya amenzada. Vincent me dijo que sabía que se exponía. En la Asamblea del consejo de la provincia, Vincent retomó los elementos de una reunión que había hecho en comunidad. Partiendo del análisis de varios teólogos contemporáneos, Vicent dió un tipo de compromiso en la Iglesia. Habló de la Iglesia de Nicodemo que se ocupa de los muertos. La Iglesia intervino una vez y se terminó. Habló también de la Iglesia del Buen Samaritano que se ocupa de los que viven en la fragilidad y de los pequeños y que hace todo por devolverles la salud. El había escogido la Iglesia del Buen Samaritano. Una Iglesia que corre riesgos para salvar al prójimo.


Vincent es el honor de nuestra congregación. Ha dado su vida por una causa justa : la defensa de hombres y mujeres humillados y despojados de sus derechos elementales.
Al empezar la Semana Santa, Vincent fué enterrado. Pero la esperanza cristiana es más fuerte.


Pedimos que se esclarezca la verdad sobre este crimen. Hay que llevar a cabo una encuesta imparcial para llegar al origen del mandato de este crimen.


Queridos Hermanos, la congregación de la Asunción expresa su pésame a la familia de Vincent, a su provincia asuncionista, y a S.E Mgr Sikuli, obispo de Butembo-Béni. La luz de Pascua está cerca y la fuerza de la Resurrección pronto actuará.


P. Benoît GRIÈRE, a.a.
Superior general