Divers - 11 juillet 2015

fr - Familia y Pobreza

La crisis ha centrado (si alguna vez no lo estuvo) todo el discurso y las estrategias políticas en la consecución del crecimiento. Debíamos, quizá, trascender esto y plantearnos las relaciones crecimiento-desarrollo. Y en el desarrollo, considerar la equidad y la distribución. Hacerlo supone cuestionar un modelo de desarrollo centrado en el individuo. La ideología neoliberal apuesta por una vida social que deja de ser definida desde la relación y comunicación con los otros. Este modelo reduce lo público a una mera gestión de un entorno favorable para la competitividad privada. Esta antropología afecta a las instituciones y a las relaciones internacionales. Nos enfrentamos a la paradoja de que los valores de un modelo que generó la crisis se presentan como el único camino para salir de ella. Parecemos, como decía Ovejero, instalados en el mercado y en su lógica, sin aparentemente, ninguna otra alternativa.

Las familias, en contextos de crisis como en aquellos en que la precariedad es endémica, sostienen la vida. Padece y enfrenta las situaciones de pobreza y se constituye en modelo de valores que contradicen y, en cierto modo quizá, compensan los del modelo neoliberal.

Un modelo neoliberal que propugna una ideología favorable a formas mínimas de intervención del Estado : privatización, asistencialismo e individualización.

Privatización : ampliando el espacio mercantil en el ámbito del estado del bienestar, con el argumento de que los servicios públicos ganan en eficiencia cuando la gestión es privada.

Asistencialismo : un estado de bienestar que procura rentas mínimas, cronificando a la población bajo el umbral de pobreza. Y esto, en un contexto en el que se consolidan los trabajos precarios y donde se amplían las zonas de exclusión social. Se traslada así a las ONG la atención a las personas vulnerables con menoscabo de sus derechos sociales.

Individualización : que enfatiza las obligaciones de los ciudadanos a la vez que debilita sus derechos, trasladando el coste de los riesgos sociales a individuos y familias.

María del Pilar Trillo ha